Las cosas de internet

45_Marta.jpg
Ilustración: La astilla que vino del palo… Marta Aguilera


“Confirmado, mañana nos instalan el modem”

Meses esperando oír esta sencilla frase que
sonaba a música celestial. Acabábamos de pasar el síndrome del Y2K y la
confianza en la red y sus virtudes aumentaba de forma exponencial. Ya no había
efecto que procediera del error del milenio. Todo estaba superado y a partir de
ese momento podríamos tener una ventana al mundo naciente de las comunicaciones
instantáneas y acceso al inmenso poder de la información. Un poder sin límites
a escasas doce horas y un clic.

Apenas si pude dormir de la emoción. A
las cinco de la mañana ya estaba revoloteando y pensando en qué magníficas
cosas podría hacer cuando, tras el ruido procedente de la tarjeta Broadcom
“chirrichirriiiii-chiiiik, chirrichirriiiii-chiiiik, chirrichirriiiii-chiiiik…”,
apareciera en la pantalla de mi ordenador personal la demodulación de su
data-set. Ya lo había visto en otros ordenadores, pero no acaba de creerme que
pudiera hacerlo desde mi propio dispositivo.

A las seis y media estaba encendiendo la CPU y mirando la
pantalla. Quería despedirme del entorno inmediato y decir adiós a la cerrazón
de un equipo capado ante los avances tecnológicos. Por fin el paso a la
transmisión de datos y su conversión digital. Millones de datos esperando ser
consultados, correo electrónico con inmediatez casi, casi… instantánea,
internet y redes sociales. No podía creerlo, todo el conocimiento disponible de
la ciencia acuícola al alcance de mi mano, nunca mejor dicho, y sin tener que
escribir cartas solicitando ensayos, estudios, tesis, papers… que cuando
acababan llegando eran ya casi obsoletas. 


Sigue en…

HISTORIAS
ACUÍCOLAS Versión Kindle

Nota: El artículo original existe y ahora está disponible en… claro internet. «Las ventajas de Internet» La Nación

Por Antonio M. Battro

DOMINGO 12 DE MARZO DE 2000 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *